FINES


Según reflejan nuestros estatutos en el Capítulo VI como asociación pública de fieles, es fin principal y específico agrupar a cuantos bautizados quieran dar cauce a su vida cristiana, y promover y propagar, mediante el culto interno y externo público, a Nuestro Señor Jesucristo y a su Santísima Madre, especialmente en sus advocaciones de Nuestro Padre Jesús de la Redención en la Institución de la Sagrada Eucaristía, María Santísima del Dulce Nombre y María Santísima Madre de Dios del Rosario, conforme al espíritu del Evangelio y tal como nos enseña la Iglesia, en consonancia con los principios inspiradores del Concilio Vaticano II, del Código Derecho Canónico, de las Normas Diocesanas y del Magisterio Eclesiástico.

También es fin primordial ayudar a sus miembros a un crecimiento de su vida cristiana mediante la adecuada formación espiritual y fomentar, entre los propios archicofrades, la contemplación de los Misterios del Rosario. La Archicofradía del Rosario tiene también como finalidad apostólica promover esta espiritualidad del Rosario, que alimenta nuestra vida para:

  • Fomentar la devoción del Rosario
  • Promover entre los cristianos el rezo del Santo Rosario
  • Divulgar esta devoción Mariana

El mismo Rosario es apostolado para cuantos oramos por las necesidades de los hombres, especialmente por la fecundidad de la Evangelización de la Iglesia.

Otro de los fines primordiales de la Archicofradía es rendir culto al Santísimo Sacramento, por medio de la adoración y oración. Así como el ejercicio de la Caridad Cristiana y la Asistencia Social, entendida en su más amplio sentido, como manifestación del Amor, fomentando los vínculos fraternos entre sus miembros y desarrollando obras asistenciales y de caridad. Se dispondrá de una Bolsa de Caridad con el nombre de San Martín de Porres, destinada a prestar nuestra ayuda económica y asistencial a todo aquel que lo necesite, con preferencia a los archicofrades.